La Catedral

Ver Galería

Fue en el año de 1542 en el que se celebró por primera vez la misa en la nueva ciudad, la ofició el Sr. Obispo Francisco Marroquín en la pequeña iglesia de la ermita de Santa Lucía. Esta iglesia se convirtió en la catedral temporal un año más tarde, y se mantuvo funcionando como esta hasta que un edificio formal fue construido, este daba a la Plaza Real. Pasaron varios años antes de poder ver terminada la nueva catedral puesto que había otros numerosos edificios en construcción, y estos también requerían materiales y obreros para la obra.

La fecha de inicio y la de terminación de la construcción de la catedral son inciertas, sin embargo, hay un estimado. Se dice que fue terminada en 1576, pero esto no quiere decir que no fue utilizada mientras aún se construía, como se hacía con otros edificios. Es probable, ya que un siglo después aún construían y reconstruían capillas en la catedral según narran las crónicas.

Los detalles de este edificio del siglo XVI no son tan relevantes ya que, la catedral que estaba en función en 1773, y cuyas ruinas se aprecian hoy en día, es la segunda catedral que se construyó en este sitio. Sin embargo, no cambió mucho en comparación a su predecesora, las medidas eran las mismas, y la edificación bastante semejante. Solo había una diferencia importante: El primer edificio tenía techo de madera y no de bóveda.

Mientras la nueva catedral se construía, se trasladó la catedral a una cuadra, a la iglesia de San Pedro Apóstol. El primer plano fue delineado por el capitán Martín de Andújar, pero lo sustituyó el famoso arquitecto José de Porres, quien corrigió defectos que tenía el plano original y dirigió la obra, según se dice, hasta su terminación.

La iglesia contaba con muchas capillas pero, la de Nuestra Señora del Socorro era la más grande. Poseía una imagen de la virgen que se veneraba desde que fue traída a Guatemala en 1524. Y fue en 1743 que se estrenó una nueva capilla, que consistía en un crucero hermoso con un cimborrio de ocho ventanas. Se agregaron un trono de plata para la Virgen y un magnifico altar, convirtiendo a esta capilla en la mejor de la catedral. Muchas personas ilustres de la época fueron enterradas debajo de la Capilla Real, el Sagrario, el altar mayor, y otras varias capillas.




Comentarios

0 Bajo Basado en 0 Comentarios
5 Estrellas
4 Estrellas
3 Estrellas
2 Estrellas
1 Estrellas


Deje un comentario

Sign In