Ruinas La Recolección

Ver Galería

Dos frailes recoletos vinieron a establecer una misión en Santiago en 1685. Diez años después, uno de ellos pidió una licencia al Ayuntamiento para fundar un convento de padres misioneros. En 1697 llegaron cuatro misioneros adicionales, y esperaron la licencia del rey por cuatro años, tiempo que residieron en El Calvario.

Había una razón por la cual el Ayuntamiento no apoyaba la idea del convento, y es que los vecinos ya sostenían muchas casas religiosas, más de las que podían mantener en realidad. Los misioneros practicaban la austeridad, por lo que las únicas rentas que recibían eran las limosnas que se les daban. En 1695 se dio el informe de cabildo, este es importante debido a las opiniones que en él se emitieron. El cabildo expresó aprecio por el trabajo de los dos misioneros, el cual le pareció esplendido. Tampoco se opuso a mantenerlos, ni dejó que los franciscanos se opusieran.

Algo cierto era que si no había más de ocho o diez religiosos, debieron dividirse por el país y no edificar su hospicio con convento, y ostentoso templo, tampoco tener noviciado. Los opositores creían que si se fundaba el templo entonces serían más las peticiones de los frailes. La primera piedra para la construcción de su iglesia se puso en 1701, y fue terminada en 1715 previo al terremoto de 1717.

La iglesia y el convento sufrieron fuertes daños durante el terremoto, repitiéndose en 1751. Eran necesarias reparaciones después de los desastres, y tanto en el convento como en el templo se cumplieron los pronósticos de aquellos que se oponían a la construcción del templo. Su templo rivalizaba con la catedral y superaba al templo de los jesuitas, consolidándose como uno de los templos más grandes de Santiago.

Estas ruinas también han sufrido diversas depredaciones del hombre. A principio del siglo se quitaron las arcadas para construir una piscina. También se han retirado de materiales para construir muros alrededor de terrenos agrícolas. Se derrumbaron la pared de respaldo, una gran parte del crucero y del presbiterio, mientras que sus arcos y la parte alta de los claustros quedaron inservibles. Por estos restos podemos concluir que en su tiempo el templo era un excelente ejemplo de elegancia y sublimidad.




Comentarios

0 Bajo Basado en 0 Comentarios
5 Estrellas
4 Estrellas
3 Estrellas
2 Estrellas
1 Estrellas


Deje un comentario

Sign In