San Juan de Dios Convento y Hospitales

Ver Galería

San Juan de Dios fue el sexto convento que se fundó en Santiago, pero tenía un propósito diferente a sus predecesores. Se fundó en 1636 y el manejo del hospital estaba a cargo de los Hermanos de San Juan de Dios. Esta orden estaba encargada también del manejo del Hospital Real de Santiago, este hospital fue construido por el obispo Francisco Marroquín. Este hospital solo servía a los españoles y a los criollos. Era pequeño e inadecuado en la época en la que pasó a la dirección de los religiosos.

En 1654 se dio una cédula real, en la que se enumeraban las reglas y limitaciones que se le pondrían a la orden. Solo podían tener a los hermanos que fueran necesarios para atender a los pacientes, y otros dos por si acaso enfermara o muriera algún religioso. Las autoridades civiles eran las encargadas de determinar el número necesario de religiosos dependiendo de necesidades, limosnas, número de enfermos, etc.

Un par podían ser sacerdotes que oficiaran misa, pero tenían prohibido tener un convento que ofreciera hábitos a los que querían convertirse en religiosos. Las autoridades civiles los inspeccionaban y se les exigió que presentaran un informe de sus rentas cada año o menos. No podían cambiar el edificio, estaba prohibido que agregaran templos o celdas, incluso claustros para sí. Solo se les permitía hacer reparos luego de consultar al gobernante y a los funcionarios civiles. Y de las rentas solo tenían permitido tomar lo necesario para comer y vestir.

La pequeña iglesia del hospital se inauguró en 1647, y se reconstruyó completamente tras los daños severos que sufrió en 1651. Antes de que se fundara el hospital de Santiago, los dominicos habían establecido un pequeño hospital en el barrio de la Candelaria para prestarles atención médica a los indígenas. Luego trasladaron ese hospital a un sitio más cerca del convento. Faltaban espacio y fondos para seguir con la labor del hospital debido al gran número de personas que asistieron al establecimiento, por lo que el rey concedió ayuda económica en 1559.

Se quiso unir los dos hospitales, pero los indígenas se rehusaban a ser atendidos en el mismo hospital que los españoles. De igual manera, el hospital en donde se atendía a los indígenas, San Alejo, se colocó bajo la administración de San Juan de Dios en 1667. Y en 1685 se emitió una cédula real que unificó San Alejo con el Hospital Real de Santiago.




Comentarios

0 Bajo Basado en 0 Comentarios
5 Estrellas
4 Estrellas
3 Estrellas
2 Estrellas
1 Estrellas


Deje un comentario

Sign In